Ropa para una entrevista: ¿Cómo ir vestido?

Si eres como yo y estás en los últimos semestres de la Universidad o a la espera de encontrar trabajo, probablemente te has puesto a pensar acerca de dónde harás practicas profesionales o la ropa para una entrevista que resulta más adecuada.

Si eres como yo y estás en los últimos semestres de la Universidad o a la espera de encontrar trabajo, probablemente te has puesto a pensar acerca de dónde harás practicas profesionales o la ropa para una entrevista que resulta más adecuada.

La respuesta a cómo ir vestido a una entrevista depende de la empresa, industria, el puesto, de la persona que nos entrevista y muchos otros factores que aprenderás en este artículo.

La información va desde entrevistas a empresarios de grandes empresas que pueden ser encontradas en podcasts, artículos en línea de revistas y periódicos, hasta la experiencia que han tenido amistades en proceso de prácticas y que han decidido compartir conmigo.

¿Por qué la ropa para una entrevista le importa a quien te entreviste?

Cómo ir vestido a una entrevista

Por el simple hecho de que quiera o no, el entrevistador proyecta en ti cualquier prejuicio que tenga basado en la manera en la que te ves o vistes.

Antes de decir cualquier palabra, verá en ti una imagen distinta a la real. Sin darse cuenta, puede llegar a sobreestimar algo en ti que puede tanto favorecerte como disminuir tus chances de obtener el trabajo.

No me reconozco a mí mismo al introducir esto, pero creo que estas dos ideas presentadas por la economía conductual explican por qué puede llegar a pasar esto:

  • “Si la gente cree que una conclusión es verdadera, muy probablemente esté dispuesta a crear argumentos que parezcan respaldarlo

Esto va de la mano con el concepto de condicionamiento.

El entrevistador puede estar condicionado a pensar o actuar de manera inconsciente basado en algo de un evento pasado.

El problema de esto es muy sencillo.

Puede llegar a afectar tus chances de ingresar a la empresa.

Algo tan simple como un arete (en el caso de los hombres) o un pequeño tatuaje en la muñeca puede llegar al entrevistador a descargar un torrente de prejuicios sobre ti y garantizar tu no ingreso a la empresa.

  • El efecto halo: Tendencia a gustarnos (o disgustarnos) todo de una persona basado en un atributo.

Hace poco escuché una anécdota que puede ser incluida dentro de esta definición.

El cuerpo de contratación recibió una notificación de la gerencia y de la necesidad de conseguir un practicante en comunicación social.

Muy apresurados, buscaron el mejor perfil en cuanto a notas y recomendaciones e ingresaron al practicante rápidamente.

¡Vaya equipo de contratación!

¡Consiguieron lo mejor de lo mejor en menos de una semana!

Sólo que no fue así.

Si bien daba la ilusión de perfección, el chico de octavo semestre no era más que un adicto a mensajear y seducir al equipo de modelaje de la empresa. Decisiones basadas en apariencia pueden ser un grave problema para nosotros pero también para las empresas.

Es por ello que cada vez se han ido disminuyendo los escenarios de sesgos pero aún existe, motivo por el que te hablo acerca de la ropa para una entrevista y lo que deberías considerar.

La importancia de la imagen de la empresa

Un caso adicional del por qué el cómo ir vestido a una entrevista puede llegar a interesarle al entrevistador está explicado por la necesidad de la empresa de mantener cierta imagen ante los grupos de interés.

Es tanta la importancia de los grupos de interés y la necesidad de satisfacerlos que transciende temas como la vestimenta e ingresa al tema de conducta. Por ejemplo, el caso de Elon Musk y la perdida de accionistas dada sus acciones despreocupadas en una de sus entrevistas.

Volviendo con el tema que nos interesa…

Nos encontramos con que la ropa que decidamos llevar ese día puede significar nuestra entrada a la empresa o la no contratación por parte de esta. La ropa para una entrevista es algo que tiene importancia en toda partes. No obstante, como consecuencia de la primera línea de este párrafo podrías llegar a pensar que es un tema generalizado en todas las industrias, sectores y países.

Es por ello por lo que es bueno recordar que la vestimenta a utilizar y los ojos bajo los que serás juzgados varían entre empresas e industrias. Sin embargo, la realidad es que independiente del lugar al que te postules lo más normal, porque es normal, es que seas evaluado en base a sesgos del entrevistador.

En un ejercicio de curiosidad, decidí hablar con un trabajador/a de un cargo de mediana importancia de uno de los bancos más representativos de mi país.

Durante esta charla, pregunté acerca de como temas como tatuajes y piercings podrían influir en el proceso de selección para encontrarme con que, si bien a ellos en lo personal no les importa, admite que es un tema de discusión y análisis ya que a los clientes si podría importarles.

Hay que aclarar que esto no sólo se ve en bancos sino en empresas donde los empleados entren en contacto directo con clientes. Después de todo, es en este tipo de empresas donde el personal de la empresa entrará en contacto físico con clientes o clientes potenciales, dejándolo abierto a la posibilidad de ser jugado.

La ropa para una entrevista acaba siendo una no siempre efectiva manera de los empleadores de entender cómo un nuevo empleado puede desenvolverse en el ambiente laboral. Efectiva o no, sigue siendo un tema importante a nivel mundial.

En un artículo de Ronald Alsop para BBC mundo se mencionan dos empresas reconocidas que advierten acerca del uso de piercings y tatuajes:

  • La primera es la firma de contabilidad internacional KPMG la cual recomienda a los reclutas universitarios a “quitar los piercings del cuerpo y cubrir los tatuajes que se encuentran a la vista” en el trabajo”.
  • Por otro lado, la conocida cadena Macy’s pide a sus empleados que eviten los piercings faciales y los tatuajes “excesivos” que puedan distraer u ofender a los clientes.

Este tipo de testimonios dejan ver que aún bajo la visión liberal con la que vemos a países del primer mundo, los empleados o aspirantes a emplearse no son exentos de posibles criticas y barreras de entrada por fuera de las capacidades.

Es por la necesidad de mantener una imagen que las empresas, como las de mi país, muchas veces tienen códigos de vestimenta pensados en base a lo que quieren reflejar.

¿Si te dijera que el ex presidente de Bancolombia Carlos Raúl Yepes tiene dos tatuajes del equipo de futbol Atlético Nacional me creerías?

¡Claro que no!

No porque no estuviera orgulloso sino por respeto al código de la empresa, su razón de existir y la preservación de la imagen del presidente. Adicional a esto, la posibilidad de causar una fuga de fanáticos de equipos rivales que pudieran irse a otros bancos.

Ropa para una entrevista: recomendaciones generales

Qué ropa usar para una entrevista

De acuerdo con el blog the balance careers, especializado en temas relacionados con carreras, ética de trabajo, entre otras cosas:

La primera regla que deberías seguir es limitar el uso de colores muy llamativos o de ropa demasiado ajustada. Y es que algo que le puede parecer insignificante a muchos de ustedes como el color de la ropa, puede llegar a influir en la toma de decisión del empleador.

Colores para entrevista de trabajo

Sé lo mucho que amas aquella camisa amarilla o roja pero lastimosamente puede resultar inapropiada.

Quiero reiterar que la vestimenta y temas como el color pueden ser percibidos de manera distinta dependiendo del tipo de industria al que pertenezcas. Nos encontramos que con el paso del tiempo, la ropa utilizada en una entrevista puede significar menos en ciertas empresas.

No obstante, estos factores siguen siendo fundamentales en las industrias más tradicionales con poco componente creativo.

Usa colores aburridos, perdón, neutros como el azul turquí, negro, gris, blanco y beige. Esta es una recomendación dada por Consuelo Guzmán experta en imagen, y que va dirigida tanto a hombres como mujeres.

Una última anotación personal es que evites llevar el clásico combo camisa azul claro y pantalón beige en caso de que seas hombre.

Por alguna razón es una combinación que los hombres consideran como lo más formal del mundo y piensan que pueden usar en el bautizo de su hermano, el grado y como estoy diciendo ahora, la entrevista de trabajo.

Limita el uso de accesorios

Este ítem es uno de los que más me afecta a mi como persona. Cada vez más es el vinculo que hacemos con ciertas prendas lo que nos impide ver un escenario en la que no las llevemos.

En lo personal, me dolerá dejar mi pequeña pero valiosa colección de anillos que he ido formando con el tiempo. La simple imagen de ver mis manos desnudas por la sencilla razón de evitar sesgos es dura pero real.

Es por ello por lo que es indispensable dejar nuestros gustos atrás y enfocarse en verse profesional y arreglado. De esta forma, podremos pasar la fase de análisis visual del entrevistador y enfocar la entrevista en lo que realidad importa: tu y lo que tienes para aportar a la empresa.

Algunas de las recomendaciones a la hora de usar accesorios son:

  • Dejar aquellos accesorios ostentosos para shows que los ameriten como Colombiamoda; en este lugar probablemente recibirán la atención que se merecen
  • Opta por accesorios más conservadores como topos y pequeñas cadenas si de verdad lo sientes necesario
  • De ser hombre, evita llevar aretes si estas ingresando a una industria conservadora. Por más aceptados que puedan encontrarse hoy en día, es imposible saber si nos tocará un entrevistador veterano listo para dirigir prejuicios en base a ellos

Todos estos son costos que debemos asumir con el fin de evitar prejuicios y sesgos del entrevistador.

No descuides tu higiene ni presentación personal

El título lo explica todo, ten mucho cuidado con la manera en la que vas vestido o vestida.

De nada sirve llevar tu nuevo blazer por el que tanto ahorraste o aquella falda que esperabas con ansias usar ese día y que lo único que el entrevistador vea sea una desastrosa fiesta de arrugas. Asimismo, ten cuidado con el estado de manos, uñas, cabello y tu higiene oral.

Hay casos tan extremos como los de personas que han sido (o justifican haber sido) rechazada exclusivamente por una pobre presentación personal de su cabello. Con respecto a la veracidad de esto, te recomiendo que no seas tu quien la compruebe.

Ya escuché lo general, ¿algún tip dependiendo del género?

En el caso de los hombres, recomiendo llevar blazer, camisa encajada, zapatos de cuero y corbata si vives en ciudades con climas fríos o templados. Mantén en cuenta la regla de menos es más a la hora de vestirte y proyecta un aura de orden y profesionalismo.

Si vives en un clima más caliente como el de ciudades como Cartagena o Barranquilla, estoy al tanto de que el código es más flexible y muchas veces una buena camisa manga larga junto con un par de zapatos de cuero (embolados) son más que suficiente para pasar la prueba.

Puede que la idea de vestir algo que cubra tanto en ciudades como estas puede parecer más bien irónica o impensable. A pesar de esto, existe una solución y es una buena elección del material de la prenda, puedes optar por linos y algodones para maximizar el flujo de aire y mantenerte fresco todo el día.

Si hablamos de las mujeres, las recomendaciones en color, telas y presentación siguen todas en pie.

Mujer con ropa para una entrevista

Utiliza temas como blazers o trajes si vives en climas donde el código de vestimenta se caracterice por ser de este tipo. De lo contrario, camisa y falda no son un problema.

Una pequeña nota con respecto a esta última recomendación es evitar mostrar mucha piel. No es sólo por temas de profesionalismo sino porque puede distraer a la persona que te entreviste y ya sabes lo malo que eso puede resultar a la hora de tomar una decisión.

En el maquillaje ocurre algo similar y sigue la misma línea de “menos es más”. Un sombreado muy oscuro, labial demasiado llamativo o base pesada pueden resultar distractores. Por esa razón, puedes seguir apuntando a presentar tu mejor faceta, pero optando por un look más natural y conservador.

Puede que seas de los que luchan por la libre expresión y por cómo no debemos ceder ante nadie. De hecho, yo soy como tú y es algo que he expuesto en múltiples ocasiones en el poco recorrido del blog.

Pero lastimosamente son temas que pueden ser decisivos y queremos evitar una respuesta negativa.

Conclusión

La ropa para una entrevista y el cómo ir vestido a ella van más allá de las prendas que utilices ese día. Factores como el color, aseo, consciencia del ambiente de trabajo de la empresa son indispensables.

De igual forma, evita cargar con elementos que puedan distraer al entrevistador de lo más importante: tú. Estas cosas pueden ir desde colores hasta el olor del perfume que lleves y por este motivo debes ser extremadamente cuidadoso con esto.

Estar preparado para el puesto y cumplir con un perfil y capacidades son la clave de conseguir un puesto. Un ejemplo de ello puede ser visto por el “afortunado joven” cuya experticia lo llevo a trabajar en una de las mayores empresas textiles del pais.

Sin embargo, también son los casos en los que jóvenes preparados son rechazados de puestos por aquel pequeño tatuaje que se asomó en los primeros minutos de la entrevista.

Busca tener la mayor información posible acerca del lugar al que vas a aplicar y mantén una buena presencia.

La experiencia es decisiva.

Tu apariencia también lo puede ser.

You May Also Like