Arte y Moda: ¿Por qué la Moda es (o no es) arte

La relación entre moda y arte es algo que levanta discusión entre los apegados al concepto general de arte, y los promotores de la libre expresión a través de la moda.

La moda ha atraído la atención de académicos de múltiples disciplinas desde finales del siglo 19. A pesar de lo informales que han sido las discusiones alrededor de este campo, estos investigadores y críticos tanto de la moda como del arte se han tomado la tarea de escribir elaborados artículos y columnas alrededor de esta relación.

De esta forma, se ha dado la creación de escritos que dan evidencia de la implicación de la moda en aspectos sociales, psicológicos y económicos dentro de una cultura. Por ejemplo, la aparentemente simple tarea de vestirse puede estar influenciada por aspectos psicológicos (conductas impulsadas) por la ansiedad.

Adicional a esto, la vestimenta ha probado ser un elemento que ha marcado la diferencia entre las clases sociales con el pasar de los años. Si bien no estaba definido el qué es la moda, semillas del concepto ya eran importantes en épocas pasadas.

Son estos acontecimientos los que dan pie a pensar que la moda no es solo una simple forma de expresión. Cada vez más se ha ido forjando su relevancia hasta el punto de ser convertida en un campo de estudio donde disciplinas como la sociología, historia y mercadeo entran a brindar explicaciones de fenómenos en torno a la ropa que usamos.

La pregunta que intentaremos abordar en este artículo -a partir de las distintas posturas sobre el tema- es si efectivamente la moda puede pasar a ser considerada arte.

¿Qué es el arte?

arte

Es irónico el hecho de abordar la relación entre la moda y el arte y la pertenencia de la primera a la segunda sin siquiera poder definir con exactitud el concepto de arte. Por motivo de simplificación, presentaré una definición básica hacia la que muchas personas parecen haber definido un consenso.

El arte es un proceso o producto creado a partir de una organización deliberada de elementos: este arreglo acaba emanando un sentido y un despertar de emociones.

Como nota adicional, es importante destacar que abarca una amplia gama de actividades humanas, creaciones y formas de expresión que incluyen artes como música, literatura, cine, escultura y pintura.

La dificultad al definir el arte tiene que ver con la continua evolución del concepto con el paso de los años. Los artistas de hace mil años probablemente se sentirían ofendidos ante las obras o el simple llamado de “arte” a piezas abstractas de hoy en día.

Los artistas están siempre en busca de nuevos conceptos, realidades, emociones y exposición del mundo. El arte no es algo que pueda simplemente limitarse a un acto de comunicación estética o emocional. Es también una manera de generar charlas alrededor de la cosmovisión de la época que intenta ser plasmada en la obra.

Es por ello por lo que nunca puede ser llevada a la categoría de expresión visual, ya que son múltiples los medios artísticos exentos de un componente visual como para poder reducir el concepto a lo visible.

¿Por qué la moda no es considerada arte?

moda 2019

Aunque han pasado más de dos décadas desde que fue dicho, el pensamiento de Boodro sigue siendo utilizado en esta discusión. El crítico de arte menciona cómo la moda y el arte cada vez están compartiendo más elementos en común.

Esto es visto tanto en la resaltación de la vestimenta en una obra de arte hasta la puesta en marcha en pasarelas de muestras escénicas con componentes claros de performance art.

No obstante, si bien la conexión entre ellos es cada vez más fuerte, aún existen diferencias marcadas entre ambos. Michael Boodro agrega un elemento adicional a nuestra descripción de arte y hace evidente el carácter privado de la misma.

Una pieza de arte requiere de tiempo, contemplación y pensamiento para lograr entender (o tener la ilusión de entender) la obra de arte que el artista nos está presentando.

Por desgracia -para los defensores de la moda como arte-, la moda se presenta como un evento público e instantáneo que no amerita de un tiempo significativo para su análisis. El reconocido consultor de marcas de lujo expone la moda como una colaboración entre diseñador, fabricante y usuario, y luego entre usuario y espectador.

De esta manera, la moda acaba siendo reducida a una variable meramente utilitarista y que como mucho alude a un tema de comodidad y necesidad; es inminentemente efímera y débil ante el inmortal arte.

El Arte en la Moda, ¿o fuera de ella?

moda que es
Iris Van Herpen l regiamag.com

Los artistas más reacios para aceptar a la moda dentro de la categoría de arte alegan que no porque algo tome habilidad, talento, devoción y expresión personal debería caer en la categoría de arte. 

Esto es algo completamente verídico, y quisiera añadir algo a la ecuación y es la variabilidad en lo que cada pieza de arte puede llegar a significar: esta variabilidad es dada por el contexto, emociones, experiencias y la persona que se encuentre viendo la obra.

Aun habiendo dicho eso, me encuentro negado a ceder ante la idea de que la moda no es más que una forma de expresión con un componente inherentemente comercial. De igual forma, tampoco planeo burlarme del arte al incluir cualquier tipo de pieza de vestuario.

Los comentarios y defensores de discusiones en torno a la aparición de la moda dentro del contexto artístico serán presentados de manera prácticamente inmediata. Por el momento, quisiera añadir que tanto estas personas como yo, rechazamos la glorificación del artista a la que muchos autores llegan.

El artista pasa a ser un ser completamente iluminado y lleno de brillantez, que se aleja de las características que presenta un diseñador.

Estas posturas dejan de lado a diseñadores de moda completamente alejados del componente comercial de la moda, diseñadores como Issey Miyake, Iris Van Herpen y Ying Gao son ejemplos claves de este tipo de actores.

La moda en exhibiciones de museos de arte

Siguiendo la línea de reconocimiento dado por el pos modernismo, los antes críticos de la inserción de la moda en el arte comenzaron a publicar artículos en el que demostraban un verdadero interés por desvelar el vínculo que existe entre ambas formas de expresión bajo un discurso de estética y actuación escénica.

Debates en torno a qué es el arte y si la moda hacía parte de ella comenzaron a cobrar vida.

La inserción de la moda al contexto artístico no estuvo solo impulsada por artículos de prensa por parte de artistas preocupados por la resolución de esta incógnita que aun hoy en día sigue prevaleciendo. Fueron también acontecimientos como la puesta en marcha de exhibiciones de moda en museos de arte lo que activó la alarma.

En 1983, Yves Saint Laurent presentó una exhibición en el instituto de vestuario del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. La presentación que despertó la sed por probar la moda como arte fue irónicamente organizada por la editora jefa de Vogue -y opositora a esta idea- Diana Vreeland.

Recalco el carácter irónico del catalizador de la discusión ya que fue Diana Vreeland uno de los individuos que más insistía en la necesidad de separar la moda del concepto de arte.

Para ella, el qué es el arte responde a algo totalmente espiritual y extraordinario: la moda carece de ambos elementos. Adicional a esto, menciona la vitalidad física y cotidianidad de la moda y la manera en la que contrasta con la notable e intangible vitalidad del arte.

El carácter controversial del homenaje a la diseñadora Yves Saint Laurent no estaba siendo promovido por un sentimiento de repulsión hacia ella ni mucho menos difamación. La discusión era explicada por la entrada de la moda a un escenario donde solo obras de artes y obras históricas habían tenido participación.

Aun con la nada rara exaltación del vestuario en obras artísticas, el enfoque de la pieza nunca había sido la ropa que estaba siendo utilizada, lo más cercano a una muestra de vestimenta que surgía en estos espacios eran las sesiones dedicadas a la ropa tradicionalmente usada en un período histórico importante para la exhibición.

Las piezas que eran presentadas contaban con elementos tradicionales del arte que nadie podía poner en duda.

Esta exhibición no solo surgió como detonador de una charla antes evitada o poco elaborada, sino que también marcó el inicio de exhibiciones enfocadas en la relación de moda y arte.

En uno de los escritos de Sung Bok Kim, se toma como ejemplo a la exhibición “Moda y Surrealismo” del Instituto de Moda y Tecnología de 1987 en el que se presentó a la moda dentro de un contexto artístico y libre de ser considerado un extraño.

La estética como concepto artístico

Estética es un concepto muchas veces tomado -erróneamente- como superficial y de poca importancia en el mundo. Sin embargo, la palabra estética originalmente hace alusión a un estudio filosófico que pretende explicar aspectos pertenecientes a la belleza y al gusto.

A partir de esta filosofía se han juzgado obras, formas y corrientes que han hecho explicita la intención de ser englobadas bajo el concepto de arte. La aparición del discurso de estética alrededor de la moda tuvo sus inicios dentro del seno de la comunidad de artes visuales en las últimas décadas del siglo pasado y sigue siendo de enorme importancia en el contexto actual.

La moda cumple con los preceptos propuestos por la estética además de compartir el aspecto de forma e historia que caracterizan al arte. Al igual que el arte, la moda es capaz de darnos una perspectiva única de la manera en la que se pensaba o se concebía una sociedad de una época especifica.

El arte necesita de una sustancia tangible para poder ser examinada por individuos; esculturas, piezas de arte e incluso la música es un ejemplo de esto. Por esta razón se abre espacio a la pregunta: ¿puede la moda ser considerada como arte?

Claro está que hay que hacer una aclaración, como di a entender unos párrafos atrás, y es la de trazar una gruesa línea entre las prendas de la industria textil evidentemente comerciales y la moda que enfatiza sobre la estética.

Solo al reducir el alcance de lo que se entiende por “moda”, al enfatizar la estética y negar la comercialidad que está en su sangre, la moda puede llegar a considerarse arte per se.

De manera similar, solo al expandir la definición de arte para incluir todas las cosas que despiertan nuestros sentidos y jugar con la estética como lo debe hacer la moda, puede el arte incluir la totalidad de lo que se considera “moda”, no solo exhibiciones experimentales de diseñadores intelectuales.

Dbrowne.umwblogs.org

Porque es justamente la segunda la que puede verdaderamente competir por un espacio en el concepto de arte. Por mayor distinción que se pueda realizar entre moda y arte, es innegable el despertar de emociones y sentidos que pueden generar espectáculos de devotos diseñadores de moda quienes impregnaban cada pieza con su alma y energía.

Existen individuos que defienden la idea de que la moda es algo personal a diferencia de lo planteado por Boodro. Sin embargo, no con el fin de dar puntos positivos para la integración del concepto estudiado sino para reducir el vestir a un acto de necesidad en el que solo nosotros participamos.

El tema es que este argumento está lejos de tener cabida en la moda actual donde cada pieza no solo necesita de un actor que la use, sino también de un espectador que entre a evaluar el verdadero significado de lo que el diseñador quiso proponer.

El usuario se transforma en el lienzo del artista, un medio por el que el diseñador con título de artista puede crear una obra de múltiples significados. De esta manera, la interpretación que haga el usuario de la pieza creada dictará no solo la manera en la que hará uso de esta (sentido personal), sino también los ojos con los que los espectadores entrarán a juzgarla.

Conclusiones

Que es el arte

Los conceptos de moda y arte han despertado la sed de respuestas acerca de un tema: ¿puede la moda ser considerada arte? En este artículo se pretendió exponer las distintas posturas que se han tenido alrededor del tema y la manera en la que intentan responder a esta pregunta.

Como resultado, hemos visto un innegable ingreso de la moda a contextos tradicionalmente artísticos pero insuficientes como para catalogarla de forma de arte de manera consensuada.

Con respecto a esto, debo decir que dentro de la ignorancia que presento alrededor de la historia de la moda y el arte, me lanzo a ciegas a la discusión y propongo la participación de la moda en el contexto artístico, admitiendo la dificultad de probar este argumento en parte impuesta por la misma variabilidad de conceptos como la moda y el arte.

Luego de leer este artículo, de acuerdo a tus conocimientos personales o simplemente a ideas que tengas alrededor del tema, ¿crees que la moda es arte?

4 comments
  1. La moda nunca podrá ser arte, ya que le faltan al menos dos componentes esenciales: la espiritualidad y la trascendencia. Es efímera, ya que aún en la alta costura, todo está pensado para ser consumido masivamente y luego descartado. Puede ser una forma de expresión de una época, pero eso no alcanza para convertirla en arte.

  2. Claro, ambos aspectos soy de vital importancia. Sin embargo, ¿no crees que un diseño de alta costura, pensado estrictamente para ser mostrado, no podría caer bajo alguna modalidad de arte?. Por ejemplo, Junya Watanabe es una diseñadora cuyas piezas de pasarela rara vez están dirigidas a ser usadas. El modelo pasa a convertirse en lienzo y no en maniquí para la venta. Mira esto por ejemplo: Mira esto por ejemplo: https://www.vogue.com/fashion-shows/spring-2015-ready-to-wear/junya-watanabe/slideshow/collection#6.

  3. ¿Moda como ”forma de vestir, estilo” o moda como que algo se vuelve habitual ”está de moda”? Porque… incluso en el arte hay modas, según como lo veamos.
    Pero teniendo en cuenta las definiciones de arte y moda… yo personalmente no considero de la moda un arte… SIN EMBARGO, sí que pienso que la forma de vestir de alguien es su expresión artística, igual que lo pueden ser los diseños de alguien.
    No sé si se entiende: lo mismo diría de los garabatos en los márgenes: no son arte, pero sí son la expresión artística de alguien, si eso tiene sentido.

  4. Claro que te entiendo y me gusta la manera en la que hablas de la expresión artística de cada persona. Sin llevarlo al nivel de que la persona es el lienzo del diseñador, estoy completamente de acuerdo en que la manera de vestir de una persona es su propia forma de expresión artística.

Comments are closed.

You May Also Like